Diciembre, mes de la honestidad.

DICIEMBRE: MES DE LA HONESTIDAD

La honestidad constituye uno de los valores más importantes. Es indispensable para la formación de la personalidad de todo ser  y es base de las relaciones personales en las que se proyecta hacia su entorno social.

Es un valor que tiene que ver con la rectitud, la integridad, la justicia, la sinceridad y la honradez. Es evitar caer en discrepancias entre los pensamientos, palabras o acciones. Es una forma coherente de vivir entre lo que se dice y lo que se hace.

Es cumplir con las promesas hechas, es decir siempre la verdad incluso cuando sabemos que podríamos recibir una sanción por hacerlo, tiene que ver con la responsabilidad de asumir las consecuencias de nuestros actos.

Si no somos honestos fomentamos la injusticia, la desigualdad, la corrupción y otros aspectos negativos que envilecen nuestra sociedad. Por lo que una persona que actúa con honestidad es aquella que no solo piensa en beneficiarse a sí misma. 

La honestidad es como una semilla y se le debe sembrar en suelo fértil y hacerla germinar. Es cuando los padres, con amor, ternura, perseverancia y esperanza deben hacerle germinar en sus hijos. De hacerlo así, cosecharan buenos frutos. La honestidad nace y se hace en el hogar, en la familia.

Honestidad es abrazarse y vestirse con la verdad.

Recordemos que los valores deben primero vivirse personalmente, antes de exigir que los demás cumplan con nuestras expectativas.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS PARA FOMENTAR EL VALOR  DE LA HONESTIDAD EN LA VIDA COTIDIANA:

*La honestidad atrae honestidad. Así que lo primero que hay por hacer es predicar con el ejemplo. Recordemos que los niños interiorizan a través de la conversación, la observación y la interacción directa con su entorno, llámese familia, y educadores.

*Desarrollar en los niños, habilidades, conocimientos, sentimientos y emociones los llevarán a tener experiencias y vivencias sobre lo que significa ser honesto.

*Enseñar a los pequeños a ser honestos consigo mismos es de vital importancia para que ellos conozcan sus propias limitaciones, virtudes, defectos  y capacidades.

Hablar con sus hijos sobre la importancia de ser honestos y de las consecuencias que podrían tener al no serlo, los llevara a evitar sentir rechazo en determinado momento de qué hiciesen lo contrario.  Dígales que podrían llegar a sentir incluso soledad, que los tacharían de mentirosos y que incluso podrían quedarse sin amigos.

*Hábleles sobre el beneficio que podrían obtener al ayudar a alguien sin esperar nada a cambio.  ¿Alguna vez lo ha hecho?

RECUERDE QUE CON AMOR,

TODO ES POSIBLE.

Lic. Psic. María Esther González Alvarado.

Agregue sus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *