Mayo, mes de la gratitud.

MAYO: EL VALOR DE LA GRATITUD

La gratitud como valor es una virtud que acuñan algunas personas con el firme afán de agradecer lo recibido de quien les favorece y viene acompañada de otros valores personales como la amistad, el amor, el compartir y se demuestra a través de palabras o acciones concretas.

La gratitud debiera caracterizarnos a todos, tendríamos que ser agradecidos por el hecho de estar, de ser, de existir. En la actualidad es difícil y complejo para algunas personas el detenerse a visualizar por un instante sus vidas, el día a día no les permite reflexionar sobre este tipo de contemplaciones y les exige envolverse en un mundo materialista que al final del camino pudiese dejar solo vacíos.

Tal vez, sólo, tal vez si se dieran a la tarea de regalarse 10 minutos al día para contemplar sus vidas y lo que tienen en ellas, podrían percatarse de lo afortunados que son y entonces sentirse agradecidos con la vida, con el cosmos, con su deidad como la conciban y así sentirse plenos.

El valor de la gratitud se adquiere desde la mas temprana infancia, y son papá y mamá quienes juegan un papel fundamental en la transmisión del mismo, ya que con su ejemplo modelan la conducta de sus hijos. Recordemos que los primeros aprendizajes siempre serán por imitación y entre más y mejores ejemplos transmitamos, mayores y mejores serán los valores que los niños acuñen a su personalidad.

Hay muchas formas de transmitir este valor en casa, pudiéramos simplemente enseñar a respetar el entorno familiar, el que un niño aprenda a dar las gracias por las atenciones que recibe es primordial y esa forma tan singular en la que cada miembro desempeña el rol que le corresponde siempre dará como fruto el agradecimiento.

Todo niño(a) tiende a sentir cariño por la persona que le obsequia algo o cuando le es permitido hacer lo que él o ella desea y en respuesta tendera a realizar acciones por complacencia hacia esa persona o personas que le favorezcan y le hagan sentir feliz, un niño(a) será capaz de comprender a profundidad sobre este bello valor a finales de la primera infancia, por lo que es importante el fomentarla a través del ejemplo.

Pautas para fomentar la gratitud en casa:

*Fomentar en Los niños (as) ser agradecidos en base al ejemplo, siendo que en la primera infancia los valores son aprendizajes adquiridos en base a la imitación.

*Acostumbre a sus hijos (as) a dar las gracias siempre que reciban algo material o alguna acción afectiva como un abrazo, un elogio etc.

*Aliente a sus hijos a tener a precio por lo que tienen, más que a quejarse por lo que no tienen.

*Enséñeles a retribuir los favores que se hacen.

En esta vida el amor todo lo hace posible.

Lic.Psic. María Esther González Alvarado.

Agregue sus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.