Septiembre, mes del compañerismo.

SEPTIEMBRE

MES DEL COMPAÑERISMO

El compañerismo es un valor del que se puede apropiar cualquier persona perteneciente a un grupo, permite crear lazos de afinidad y confianza.

En un sistema familiar ciertamente el termino de compañerismo relacionado a los vínculos que se establecen entre familiares y que va más allá de los lazos consanguíneos genera un ambiente óptimo para sus miembros consolidándose con otros valores personales, sociales e incluso universales  como la solidaridad, el respeto, la confianza, la lealtad, la complicidad y la armonía.

La primera infancia es idónea para abrazar a los niños(as) no solo físicamente, las acciones que realizamos día a día para ellos y con ellos también abrazan y es algo que cada uno de ellos hace parte de su propio ser. Recordar en todo momento que se está conformando una personalidad, es analizar las fortalezas con las que los queremos equipar, “Cómo pretendo hacer que ese pequeño ser acuñe en su interior que tiene una valía y que es importante para su entorno en general, que pertenece y forma parte un sistema; si no lo integro”. Un bebé desde que nace necesita sentirse amado, aceptado, valorado… incluso desde antes de nacer ya trae una historia, un recuerdo que se generó desde que estaba en el vientre de mamá.

 “Sigamos fomentando en los más pequeños la pertenencia a ese su primer grupo social, su Familia”

 Yo le pregunto a usted padre de familia ¿Qué tipo de persona adulta deseas se integre el día de mañana a la sociedad en general? Ser padres es una labor ardua, sí, pero recuerde que solo es temporal y que siempre es importante estar, procurando ser guías y ejemplos vivientes para los hijos.

Para El Tren del Saber, es importante la formación en valores, es por ello que compartimos con ustedes padres de familia, información relevante al respecto y siempre con el afán de guiar y asesorar a cada familia que forma parte de esta gran comunidad escolar.

La comunicación entre escuela y familia es de vital importancia, ya que es necesario trabajar hacia la misma dirección. Como agentes formadores se debe enseñar a los niños y las niñas a tratarse bien y con respeto. Fomentar el compañerismo implica entre otras cosas el trabajo en equipo y ciertamente la relación que debe establecerse entre escuela y familia es esa, la de un equipo.

 Pautas para fomentar en compañerismo en los  niños(as):

  • Respetar para ser respetados, es una enseñanza primordial al querer enseñar sobre el valor del compañerismo y frases como “No hagas a otros lo que no te gustaría que te hicieran a ti” e incluso hablar sobre las palabras mágicas (“por favor y gracias”) que se utilizan para solicitar algo, son base de las buenas relaciones y de la cordialidad que debe existir en todo grupo social, empezando por la familia.
  • Enseñe a sus hijos a compartir sus cosas, juguetes e incluso los alimentos.
  • Enseñe a que existen momentos y actividades en las que se debe esperar turno, incluso a la hora de hablar. Explique, que no siempre se puede ser el primero, hable sobre tolerancia y ejemplifique todo lo que argumenta a los niños, muestre imágenes y sea ejemplo para ellos.
  • “Hablar sin gritar”, es otro punto importante en todo grupo social, caer en el círculo de haber quien grita más fuerte nos lleva directo a un abismo y rompe no solo con la buena comunicación, también rompe con la armonía, el respeto e incluso con vínculos. Saber escuchar y pensar lo que diremos antes de hacerlo nos abrirá siempre una puerta hacia una buena comunicación en todo contexto social que nos presentemos y como ejemplo para los niños será primordial.
  • Enseñar sobre empatía a los niños(as) es importante ya que en muchos momentos de su vida será imprescindible que se ponga en los zapatos del otro para llegar a un nivel de comprensión que fomente y le ayude a generar buenas relaciones a nivel social.
  • Hacerle ver y sentir a los niños que forman parte de un equipo en su hogar, incluso puede llegar a ser divertido. Que tal la idea de rotular unas playeras en casa con pintura textil, para la “FAMILIA GÓMEZ”, y que realicen las actividades de casa juntos, como el equipo que son; o tal vez salir de paseo todos juntos portando su playera que los identifica  como parte de un todo en su hogar.

 Enseñar a los más pequeños del hogar el valor del compañerismo, implica entre otras cosas trabajar en equipo, aprender  a colaborar de manera cooperativa con la obviedad de dejar de lado los individualismos y fomentar con ello la pertenencia  a un grupo del que formaran parte toda la vida “su hogar”

 Y recuerde que con paciencia, tolerancia y amor, todo es posible.

Lic. Psic. María Esther González Alvarado.

Agregue sus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *