Mayo, mes de la ecología

Antes de abordar el tema de la Ecología como un valor social, definamos el significado de esta palabra.

La Ecología es una rama de la biología en la que se estudian y analizan las interacciones entre los seres vivos con el hábitat donde se encuentran, es decir, las relaciones que existen entre los factores bióticos (relaciones entre seres vivos) y los factores abióticos (condiciones ambientales).

Etimológicamente, la palabra ecología deriva del griego ökologie compuesta de la unión de los vocablos griegos oikos, que significa ‘casa’, ‘hogar’ o ‘vivienda’, y logos, que significa ‘estudio’ o ‘tratado’. En este sentido, ecología significa ‘el estudio del hogar’.

Fue Ernst Haeckel, científico alemán, quien creó el término ecología en el año 1869 con el fin de designar un nombre a la ciencia que estudia las relaciones entre los seres vivos y el medio ambiente (1)

¿Interesante no?

Ahora, considerando la descripción que Ernst Haeckel dio a la humanidad en referencia al tema y abrazando la idea que plasma de la relación seres vivos y medio ambiente, es como generaremos este otro concepto al acuñar la ecología como un valor, tema que por cierto es una constante en muchos medios y no es para menos, ya que con el paso de los años la cuestión ambiental ha sido foco visual de muchos que con el afán de proteger a la madre tierra se han esforzado por buscar estrategias al rescate del escenario devastador que hoy resulta el medio ambiente.

Cada día millones de personas contribuyen a la destrucción de la naturaleza de manera inconsciente. Razón por la cual es importante verdaderamente ver la ecología como un valor, un valor que debe ser fomentado desde la infancia y sea parte real de una cultura y educación ambiental. En este blog hemos abordado una gran variedad de valores y entre ellos uno que es prioritario para ejercer todos los demás y es el AMOR, de ahí parte el respeto y la responsabilidad. Es responsabilidad conjunta de padres y educadores el promover desde el hogar y la escuela, valores que permitan el cuidado del medio ambiente. Se debe educar en conducta y buenos hábitos, en función de generar ciudadanos equilibrados con el medio ambiente, de otra manera continuara la destrucción del medio ambiente, sus elementos naturales y la salud de todos los que conformamos esta sociedad.

Me es importante hacer mención de que es imposible que alguien pueda amar algo sin conocerlo primero, por ello la prioridad que desde el hogar un niño(a) aprenda sobre el amor y será viéndolo y viviéndolo en carne propia, al ver que sus padres se aman y que ese amor lo expanden hacia su ser mismo, por ende ese niño(a) podrá experimentar ese amor al grado de que será capaz de amar.

Para que un niño aprenda a amar el medio ambiente, es importante que lo conozca y son sus padres los que harán esa primera presentación formal con ese entorno.

En repetidas ocasiones eh sido testigo del como muchos padres permiten a sus hijos tirar basura en la calle, es más, al ir en sus vehículos en marcha, los propios adultos ponen ese ejemplo a sus hijos arrojando las colillas de los cigarros, la envoltura de sus chicles o los chicles mismos, por poner un ejemplo. Esto nos lleva a generar en forma de pregunta, la reflexión de ¿Qué es lo que verdaderamente estamos haciendo como parte de esta comunidad por el medio ambiente?

Se me ocurre un ejemplo ficticio y muy trillado, en el que el escenario es un parque o reserva ecológica, llega una familia y de repente los niños(as) comienzan a liberar toda una gama de emociones y corren, suben, bajan, van, vienen, y en el inter arrancar el pasto, las flores (y no para regalárselas a alguien en particular, no!, las tiran), las ramas de los arbustos, apedrean aves, matan insectos indefensos y sus padres no dicen nada e incluso en algunos momentos se ríen de lo que hacen sus hijos, como si el destruir fuera una gracia y aprobando con ello que lo que hicieron está bien y para finalizar, al retirarse como familia de ese espacio, dejan su basura, pero eso solo es ficción.

La realidad es que como seres responsables de la formación de los más pequeños de esta sociedad del siglo XXI, tenemos la capacidad de educar en valores. Los valores ambientales son acciones, actos y comportamientos positivos del ser humano con el entorno ambiental y son una guía a poner en práctica para la conservación y mejora del mismo.
Desmenuzando más este texto como se comentó con anterioridad el amor es prioridad y si nos enfocamos al área ambiental no encontramos con un amor ambiental, que nos llevara a un respeto ambiental y por consecuencia a una responsabilidad ambiental.

A continuación le presentare algunas pautas a seguir para educar en este bello valor a los más pequeños de su hogar:

  • Enseñe a sus hijos(as) la manera más sana y sutil de relacionarse con la naturaleza. Muestre la manera en la que se deben respetar las plantas, playas, parques y ecosistemas naturales.
  • Enséñeles a cuidar de alguna mascota, es parte del formar en responsabilidad y aprenderá sobre el respeto hacia los animales.
  • Mantenga su hogar limpio, las habitaciones e incluya a sus hijos(as) cuando tengan ya la capacidad de hacerlo, recuerde que hay que asignarles tareas de acuerdo a su edad.
  • Evite tirar basura en las calles y los lugares que frecuente o visite, si no hubiese depósitos para la basura, procure llevar con usted una bolsa en la que puedan depositar las envolturas o envases de lo que consuman.
  • Recicle, el reciclaje se ha vuelto en estos días incluso parte de nuestra cultura. Reciclar papel, plástico y cartón, puede ser benéfico incluso para pasar un rato agradable con los hijo(as), pueden estar horas juntos creando infinidad de cosas con estos materiales y un poco de imaginación.
  • Sembrar un árbol en compañía de sus hijos(as) será una linda actividad o porque no crear un pequeño huerto en casa, esa sería una linda forma de enseñar a cuidar y respetar las plantitas, además de que estará formando en responsabilidad.

No sé, piénselo, sus hijos, usted y una cultura en valores, suena genial, ¿no lo cree?

POR UNA CULTURA EN VALORES

Y recuerde la premisa de este blog “Con amor todo es posible”

Lic. Psic. María Esther González Alvarado.

*(1)significados.com

Agregue sus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *