Agosto, mes del sentido de pertenencia.

AGOSTO:  MES DEL VALOR DEL SENTIDO DE PERTENENCIA

El sentido de pertenencia, acuñado como un valor social y personal, marca pautas importantes en el desarrollo de todo individuo. Un ser desde su nacimiento debe ser acogido por su hogar, que ciertamente juega un papel importante para su formación. Hacerle sentir que es parte de un algo y un todo es una tarea indispensable para genera un sentido de pertenecía, que a largo plazo le ayudará a integrarse de una manera óptima a su entorno social, además de que le brindará seguridad y una autoestima positiva.

La UNESCO establece la importancia que tiene el que un individuo desde su infancia crezca en un ambiente saludable que le brinde las pautas necesarias a lo largo de su formación para que acuñe desde esos primeros años de vida seguridad emocional, que ciertamente su entorno creará e introyectará en su personalidad.

Pautas para fomentar el sentido de pertenencia en los niños:

Como ya se he comentado en otros textos, el entorno familiar en el que se desarrolla un niño es base primordial de su crecimiento y formación de su personalidad, la manera en la que les enviamos mensajes consciente o inconscientemente será siempre un parteaguas en su existencia misma. Si a un niño se le agrede física y verbalmente, si se obliga a realizar sus deberes y hasta cierto punto se le presentan sus obligaciones como castigo, difícilmente podrá crear un sentido de pertenecía en su hogar. Si no se le acoge desde sus primeros años de vida con amor y respeto a hacia su pequeño ser, cómo se espera que en algún momento de su desarrollo sienta que es parte de un todo en su vida, que pertenece a un núcleo familiar, que tiene un lugar en el mundo y en el universo mismo. Crecerá con un gran vacío y con cierto dejo de desprecio hacia su entorno que no se detendrá a abrazar y por ende no se preocupará por cuidar. Crecerá destruyendo, agrediendo, de la misma manera en la que se le enseño desde niño, sin la necesidad de cuidar de su entorno, ni de sí mismo. Se empeñará en buscar llenar los vacíos que le generan angustia tristeza y desesperación. Buscará pertenecer a un todo y a la nada misma.

Como adultos formadores, ayudemos a que los niños que están a nuestro cargo y responsabilidad acuñen en su ser un sentido de pertenencia que optimice su vida.

*Como principales formadores, ustedes padres de familia, acojan a sus hijos(as) de manera saludable, que sepan que tiene una historia familiar, hábleles de su árbol genealógico, que abracen la realidad de que detrás de ellos existen otras historias que forman parte de sus raíces.

*Intégrelos a las actividades del hogar, todo acorde a sus edades y capacidades.

*Con su ejemplo muéstreles cómo se debe cuidar el entorno en el que se desarrollan, desde las estructuras de su hogar, hasta cada espacio del mismo. Percibirá que al paso del tiempo su hijo(a) será capaz de cuidar incluso de los lugares públicos.

*Integre a sus hijos en sus actividades y viceversa, intégrese usted a las de ellos, involúcrese en su mundo, jueguen, exploren, rían, canten, escuchen música, platíquele sobre los abuelos, que les gusta, a que jugaban, cuéntele incluso historias de su propia infancia, regálese a sus hijos en amor y regáleles la oportunidad de sentirse parte importante de un todo.

El sentido de pertenencia en la primera infancia, inicia como esa necesidad intrínseca que tiene un niño(a) de ser aceptado, visto y considerado importante por los demás, iniciando siempre con el primer grupo social al que pertenece, “Su familia”.

-María Esther González-

Y que recuerde que siempre “Con amor todo es posible”.

Lic. Psic. María Esther González Alvarado.

Agregue sus comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.